viernes, 12 de julio de 2013

Al alcance de todos, apreciado por pocos

Al alcance de todos, apreciado por pocos
Muchos somos aficionados a evitar los itinerarios comúnmente utilizados por el resto de nuestros congéneres, siempre que esto sea posible y no se incurra en una infracción, claro está. Es por ello, por ejemplo,  que acostumbro a salir de misa de doce por la sacristía de la iglesia de San Juan, insisto, siempre que la situación lo permite. Desde hace algún tiempo reparé en una pintura de la última cena, con aspecto de ser antigua, y os invito a hacer algunas indagaciones.
Se capta justo el momento en que Jesús dice" uno de vosotros me traicionará y me entregará a mis enemigos, aquel a quien ofrezca el pan mojado". Judas ocupa un puesto principal, señalado por otro apóstol, ¿adivináis cual es?. Está a la izquierda de Jesús, sosteniéndo la bolsa con la derecha, como meditabundo. Si os fijáis veréis 13 comensales, pero…, ¿cuántas copas?... (recomiendo tirar de zoom). Son  temas recurrente en esta temática pictórica, al igual que San Juan acurrucado en Jesús con aspecto púber, conforme los Evangelios.  Lo que me resulta más curioso es que aparece una liebre cocinada en un plato, señalada por uno de los apóstoles que nos mira fija e inquisitivamente. Animal impuro y pecaminoso según diversos textos del Antiguo Testamento y en el simbolismo románico medieval, posiblemente una alegoría de la causa del sacrificio de Jesús, los pecados del hombre.
Angeles Anaya

1 comentario:

  1. En1614, el pintor español, Luis Tristán, incluyó un roedor en su pintura de la “Última Cena”. La famosa obra se encuentra en la iglesia de Santiago Apóstol de Cuerva, en Toledo, y muestra a Jesús compartiendo un conejo con sus discípulos.

    ResponderEliminar